viernes, 5 de agosto de 2011

Peter Falk, el gran actor que interpretó a Colombo

Recientemente, y en concreto el pasado mes de junio, falleció en Beverly Hills a los 83 años de edad el actor estadounidense Peter Falk, que dio vida al detective más sagaz y desaliñado de la historia de la televisión en la mítica serie que lleva por título el nombre de éste, Colombo. La serie es todo un clásico y actualmente están reponiéndose un par de capítulos diarios de lunes a viernes en el canal Nitro de la televisión digital.

   Con tan sólo 3 años Peter Falk perdió el ojo izquierdo por un tumor maligno y le fue reemplazado por uno de cristal, pero él lo aceptó sin demasiados problemas (lo importante en la vida no es lo que nos pasa sino cómo lo afrontamos). A él esa circunstancia no le impidió realizar unos estudios y desarrollar todo su talento artístico tanto dentro como fuera de la pantalla, pues además de un gran actor fue un famoso dibujante que expuso en importantes galerías de Los Ángeles, Nueva York (donde sus obras estaban muy cotizadas) y Roma. Con tan sólo 12 años y estando en el instituto debutó en una obra de teatro. Intentó alistarse en las Fuerzas Armadas, pero lo rechazaron por su ojo de cristal. Sin embargo le aceptaron en la Marina Mercante, donde trabajó como cocinero. Después se matriculó en la Universidad de Winconsin y en 1951 se licenció en Ciencias Políticas y también hizo un máster en Administración Pública. Sin embargo en esa época no tenía claro qué hacer con su vida.

   Su primer papel fue en 1961 en la película “El sindicato del crimen”, por el que fue nominado al Oscar. También ese año recibió una nominación al Emmy al mejor actor por su papel de drogadicto en “The Law and Mister Jones”. Al año siguiente Frank Capra le llamó para protagonizar junto a Bette Davis “Un gángster para un milagro”, y nuevamente fue nominado a la dorada estatuilla. Pero el mayor éxito le llegó con la serie Colombo, cuyo personaje apareció por primera vez en la televisión en 1968 en el telefilme Prescription: Murder. Debido a su enorme éxito se rodó una segunda parte, Ransom for a Dead Man, que fue dirigida por un jovencísimo Steven Spielberg y se emitió en 1971. Este fue el capítulo piloto de la serie, por la que Peter Falk  consiguió cuatro premios Emmy y un Globo de Oro.

   Colombo era un detective de policía sagaz pero un tanto atípico, fundamentalmente por su aspecto desarreglado. Siempre llevaba una gabardina arrugada (que por cierto fue comprada en la empresa española Cortefiel), solía ir despeinado, no llevaba pistola y portaba un puro a medias. Tenía un Peugeot 403 del año 1959 que, aunque daba la impresión de ser una chatarra y estar para el desguace, duró hasta el último episodio de la serie, producido en 2003. El "despistado" oficial de la policía comentaba a veces en la serie que “ya no los fabrican así”. También portaba un lápiz y una libreta en la que apuntaba todos los detalles necesarios para resolver el caso, tras continuas e insistentes preguntas a quien consideraba que podía ser el asesino. Después de la frase "just one more thing" (sólo una cosa más) ya sabíamos que Colombo había dado con él. Esta frase además fue elegida por Falk para el título del libro de memorias que vio la luz en 2006.

    Como el mismo Peter Falk dijo Colombo tenía el aspecto de haber sido víctima de una inundación y daba incluso pena. Los asesinos se extrañaban de que una persona con ese aspecto fuera policía y hasta llegaban a tomarlo por tonto. Parecía no ver nada pero en realidad lo estaba viendo todo. Los casos que solía llevar eran los de homicidios cometidos en la alta sociedad, de personas que hasta se creían impunes y a salvo de la justicia por su estatus social. Otro de los detalles curiosos de la serie es que solía mencionar a su mujer pero nunca llegó a aparecer en ningún capítulo.

   Además de un magistral actor Peter Falk fue un gran amante de los animales, ya que fue pionero en rechazar los productos experimentados con ellos y recogía perros abandonados. En la serie a veces aparece acompañado de un perro basset hound. Se ha ido una persona excepcional, que en los últimos años de su vida no reconocía a sus familiares, no sabía cómo se llamaba ni recordaba haber sido Colombo debido al Alzheimer que padecía. Dencanse en paz y gracias por entretenernos y ayudarnos a mejorar nuestra intuición.

Publicado en Heraldo de Soria el lunes 5 de septiembre de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario