martes, 20 de septiembre de 2011

Las energías renovables, complementarias

Reconozco que la energía nuclear no es la solución pero a día de hoy sin ella no hay solución. Ésta ha sido clave para el progreso de muchos países por su alto rendimiento, que gracias a ella han llegado a desarrollarse de una forma óptima, contribuyendo a una mejora en la calidad de vida de los ciudadanos. Sin embargo también es necesario apostar por las energías renovables, procedentes del sol, del viento, del agua, etc., ya que además de no ser contaminantes son inagotables. Nuestro país sólo puede abastecer de momento el 30 por ciento de la demanda eléctrica a través de ellas. Las energías renovables son complementarias a la energía nuclear. Tienen que convivir ambas durante bastante tiempo aún hasta que no se desarrollen mucho más las renovables para que éstas sean de verdad energías alternativas a la nuclear; y esta es una realidad bien demostrada por expertos científicos.

   España es un país que tiene muchas horas de sol y debe aprovecharse al máximo esta circunstancia para producir energía. Desde el año 2.007 todos los edificios construidos tienen que llevar instaladas por ley placas solares. Pienso que el gobierno debe subvencionar todavía más la energía solar fotovoltaica para que resulte más asequible instalar placas solares en empresas y en edificios construidos con anterioridad a esa fecha. En cuanto a la energía eólica decir que es una forma indirecta de energía solar, puesto que son las diferencias de temperatura y de presión inducidas en la atmósfera por la absorción de la radiación solar las que ponen en movimiento los vientos. Se calcula que un 2 % de la energía solar recibida por la Tierra se convierte en energía cinética de los vientos. En España la cobertura de la demanda con la energía eólica alcanzó el 21 % en marzo de este año. Por lo que habría que instalar muchos más aerogeneradores para que el país pudiera abastecerse únicamente con energía eólica. Y en cuanto a la energía hidráulica es bastante rentable, pero tiene inconvenientes: depende de factores climatológicos o geográficos y además la creación de sus infraestructuras es muy cara. Asimismo la construcción de las centrales supone una gran destrucción y/o modificación de los ecosistemas, tanto terrestres como acuáticos.


   Por ello, aunque en España “soplan” vientos favorables para la energía eólica y la mareomotriz (producida por las olas del mar) se ha estudiado y las costas de Galicia, Cantabria y Canarias son las mejores para su aprovechamiento -y puede generar 635.000 GW/h anuales- el futuro está más en el sol. De todas las energías renovables la mejor sin duda es la energía solar (térmica y fotovoltaica). Porque según dice el ganador del Premio Nobel de Física de 1988 Jack Steinberger "los combustibles fósiles se terminarán en 60 años y la solución está en el sol, básicamente porque la energía eólica depende del clima y se debe tener un sistema de backup para las horas o días en las que no fluya suficiente tiempo. Mientras que con la energía solar térmica, donde grandes espejos y lentes colectores concentran el sol para generar electricidad, se puede almacenar calor pudiendo así generar electricidad aun cuando no haya sol”. Otro aspecto muy importante es que la energía solar térmica es económica tanto en la producción como en el almacenaje.

Publicado en Heraldo de Soria el viernes 14 de octubre de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada